Emprender en moda sostenible: conversando con Neutrale

Share

Para inaugurar o reinaugurar este nuevo espacio en el que el otro día lanzamos esa invitación abierta a participar, hoy tenemos a Jaime Gil, cofundador de Neutrale. El equipo de The WUM nos hemos asomado, también, para hacerle una entrevista informal por la amistad que nos une. Vamos allá.

W: Neutrale es un proyecto que por un lado nos encanta porque somos usuarios, y por el otro lado, además, nos une una buena relación de amistad, lo que hace que sea el doble de grato poder conversar con alguien que te gusta lo que hace y, encima, hay buena relación.

Jaime, ¿nos puedes contar, en resumen, qué es Neutrale?

J: Pues Neutrale es una marca de básicos sostenibles, que tiene la sede en Madrid. Empezamos la aventura hace un año y medio y nos estamos enfocando mucho en el textil, aunque también hacemos otros productos, como pueden ser accesorios o velas. Eso es más o menos Neutrale.

W: ¿Y cómo empezó todo? ¿Cuál fue la idea germen que hizo que todo implosionara?

J: La idea germen yo creo que surgió por el amor a los productos. Ninguno de los socios podemos decir que somos fanáticos de la moda, pero siempre nos han gustado mucho los productos, desde una buena camiseta básica a un mueble o silla bien diseñada. Veíamos esto como una manera de empezar a utilizar nuestra creatividad, que por lo que habíamos estudiado creíamos que iba a ser muy complicado hacerlo de otra manera. Yo creo que empezó un poco como: «vamos a hacer algo en lo que podamos utilizar nuestra creatividad, y a ver dónde nos lleva».

W: Qué curioso. ¿Qué crees que se está ayudando más en esta aventura? ¿Lo que habéis estudiado o esa potencia creativa que teníais oculta?

J: Yo creo que la potencia creativa. Al fin y al cabo los conocimientos que ganas estudiando ADE o Economía son conceptos muy generales; y luego para montar algo que tiene un enfoque más creativo, como puede ser Neutrale, creo que la curiosidad que teníamos detrás, esas ganas de crear y de aprender otras cosas, que son completamente diferentes a los que supuestamente nos teníamos que haber dedicado, eso es lo que ha hecho que arranque bien el proyecto.

W: Y en esta línea, ¿qué os diríais a vuestro yo de cuando empezasteis?

J: Pues que se prepare. Que va a necesitar mucha paciencia. Como os podéis imaginar, en cualquier empresa, en los inicios, tienes mil problemas que te encuentras por el camino. Y tienes dos opciones: los afrontas de una manera positiva, y dices: “bueno, hemos tenido una cagada, vamos a buscar una solución, vamos a ver cómo podemos aprender de esto”, o hundirte, no definitivamente, pero verlo muy negativo y estar un tiempo sin crear sin tener iniciativa. Entonces le diría a mi yo del pasado, simplemente, que se va a encontrar muchísimos problemas, pero que de todo se sale y que tiene que tener una actitud súper positiva y afrontarlos.

W: ¿Eso es lo que habéis aprendido desde que empezasteis?

J: Sí. He aprendido muchísimo. Hemos aprendido todos los conocimientos que tenemos ahora de textil, sobre todo, de materiales y de producción, que antes no los teníamos y hemos ido aprendiendo a base de investigar y equivocarnos. Pero lo que más he aprendido ha sido eso, a entender que te vas a encontrar muchísimas dificultades, te vas a dar golpes muy gordos, pero que todo está en la cabeza y es una lucha que tienes que tener internamente contigo mismo. Ir a por todo y no tirar la toalla.

W: Cuando llegan estos momentos jodidos, que los hay en todos los proyectos, ¿cómo es ese proceso interno de toma de decisiones o de afrontar un problema, o una alegría?

J: Con los problemas, como todo, al principio te entran unas ganas de mandarlo todo a la mierda y decir: “¿Por qué me toca esto, a mí, ahora?” Pero luego, siempre, intentamos pararnos a pensar un poco y buscar una solución. Las decisiones, normalmente, las tomamos mi socio, Nacho, y yo; y lo que solemos hacer es que cada uno traemos iniciativas, las ponemos encima de la mesa y ahí llega el momento de analizar bien la idea. Desde que tienes una idea que te puede parecer la pera hasta que la evalúas y la compartes con tu socio y con las personas con las que trabajas, y empiezas a buscar problemas que te puedes encontrar por el camino, u oportunidades, y una vez que se han evaluado esas opciones, es cuando ya decidimos si hacer una acción concreta o cómo afrontar un problema.

W: Yo creo que en ese afrontar los problemas, o al menos a nosotros, cuando nos pasa, creo que es muy importante esa filosofía que se desarrolla como empresa. ¿Cuál es vuestra filosofía como compañía?

J: Al fin y al cabo, Neutrale es un negocio y, obviamente, el resultado de cualquier negocio es ganar dinero, pero nuestro filosofía desde un principio es intentar hacer las cosas sin romper nuestra ética, no dañar a la gente. Por ejemplo, en el tema precios, por mucho que Neutrale haya gente que lo vea como una marca un poco más cara de lo que está acostumbrada, nosotros siempre hemos dicho desde un principio que nunca lanzaríamos un producto que nosotros mismos no compraríamos. Entonces creo que es muy importante a la vez que vas creciendo ser muy fiel a tus valores, a esos valores con los que iniciaste la empresa, pero a la vez también te tienes que ir adaptando poco a poco a las necesidades y a lo que te está pidiendo el mercado.

W: Ligando esos valores con lo que llamamos el propósito, me gustaría saber por qué Neutrale hace lo que hace, ¿cuál es ese motor que provoca que Neutrale diseñe un producto o tome una decisión?

J: Si te digo la verdad, creo que básicamente, utilizar esa creatividad que tenemos dentro. Nos entran ganas de hacer cosas y de crear, no es que tengamos otro propósito. Aunque no sé muy bien cómo contestarte a esto.

W: Yo creo que también hay mucho de lo que has dicho antes, de no engañar a la gente, de no romper vuestra ética. Y entonces me surge la pregunta de si los negocios buenos son compatibles con los buenos negocios, es decir, ¿hay oportunidades de negocio, se puede vivir de un negocio ético?

J: Sí, un gran ejemplo podría ser Patagonia. Es una marca que siempre ha sido fiel a sus valores, es un marcón, una compañía increíble, con unos números brutales y es un buen negocio y un negocio muy ético. La realidad es que, bajo mi punto de vista, es más fácil hacer dinero si no tienes tanta ética detrás. Por ejemplo nosotros, desde un inicio, no queríamos hacer rebajas, no somos muy agresivos a nivel de marketing, pero tenemos claro que si hiciésemos rebajas y si tuviéramos una estrategia de marketing mucho más agresiva, venderíamos mucho más. Nuestro crecimiento es mucho más lento por eso. Y lo tenemos claro, pero ahí tienes que decidir qué es lo que quieres hacer. Nosotros preferimos tener un crecimiento más lento y asentar las bases de la marca y crecer más a un paso más lento que empezar a prostituir nuestra empresa. Son esas dos cosas: sí se puede, hay grandes ejemplos que lo demuestran, pero tienes más dificultades al cien por cien.

W: Hablando un poco de dificultades, ¿cuáles son los principales problemas que habéis encontrado por este camino de crear un negocio ético y de diseño?

J: Nuestros principales problemas siempre han sido con temas de producción. También el hándicap de lo sostenible, muchas veces, le dedicas días y días a diseñar productos pensando que tus proveedores los pueden hacer y luego llega la realidad de que las cantidades de producción son mucho más altas de las esperadas. O por otro lado cagadas de producción que han hecho fábricas, que para nosotros ha sido un poco lo que ha marcado el recorrido de Neutrale este último año. Principalmente estas dos cosas. Luego también el intentar educar a las personas a comprar un producto, que a lo mejor para mucha gente no dice nada porque es un producto básico, a un precio un pelín más elevado de lo que la gente está acostumbrada a pagar, esto también es un gran handicap que hemos tenido. Al fin y al cabo, lanzar una marca y esperar a que la gente se gaste 75 u 80 euros en una sudadera, una sudadera que no dice nada, es complicado. Pero bueno, la gente, poco a poco, va entendiendo lo que implica hacer productos de manera sostenible, trabajar con fábricas que tienen muchísimos certificados a nivel de sostenibilidad y entender por qué cuestan las cosas lo que cuestan. No es un gusto que nos queremos dar vender más caro porque nos apetece y queremos ganar dinero, sino porque el mercado nos obliga.

W: Hay una cosa que me ha parecido interesante. Dices que vuestros productos no dicen nada, y yo creo que hay una diferencia abismal entre no llevar nada escrito y no decir nada. ¿Qué crees tú que dicen vuestros productos? ¿Qué mensaje queréis transmitir con ellos?

J: Una idea que siempre llevamos en la cabeza es que la gente que compra Neutrale es gente que le gusta saber que ellos llevan algo bueno sin tener que demostrárselo a los demás. Yo llevo una camiseta blanca, básica, de un algodón muy bueno, es comodísima, me he gastado 35 o 39 pavos, y a mí me da igual que la gente no vea que me los he gastado, ese es el concepto de Neutrale, es para gente que sepa lo que lleva sin tener que mostrarlo.

W: Qué bueno, aunque creo que es algo a lo que es difícil llegar por uno mismo, ¿qué dirías tú que es lo que más os inspira o ha inspirado para llegar a un mensaje así?

J: Yo creo que lo que inspira Neutrale, y a nosotros, a seguir haciendo productos y desarrollar diseños es viajar, sin ninguna duda. El mediterráneo es nuestra fuente de inspiración a nivel de colores, el estilo de vida que llevamos en España y el resto de países que nos rodean. Principalmente esas dos cosas, viajar y la cultura mediterránea. Y volviendo un poco a eso, nosotros vemos como que el lifestyle del mediterráneo es un estilo muy sencillo, básico. Para mí, llevar una camiseta de Neutrale es como tomarte un pan con tomate y aceite, sencillo, simple, pero es bueno y siempre lo va a ser.

W: Qué metáfora tan complicada, pero creo que a la vez acertada y que lo representa muy bien, es muy bonita. También creo que Neutrale ha vivido mucho en ese año y medio de vida ha habido un punto de inflexión que os ha llevado de ser una marca de familia y amigos a salir al mercado europeo, abrir una tienda física… expandir mucho el alcance la marca. ¿Cuál fue ese punto de inflexión? ¿En qué momento pasó de ser algo para los amigos y de repente tener tienda física, estar vendiendo en Europa…?

J: Pues yo creo que ha sido todo como muy rápido, parece que ha pasado bastante tiempo, pero ha sido todo bastante rápido. Si te digo la verdad, no ha habido ningún producto ni nada concreto que haya hecho que explote un poco la marca, porque en realidad estamos todavía al inicio de lo que esperamos que sea Neutrale. Pero yo creo que podría ser que hemos sido muy fieles a nuestros valores. No hemos hecho un print hasta que cumplimos un año, no hemos hecho rebajas, hemos hecho acciones físicas -eso no era muy común en España, alquilar un pequeño local e intentar replicar lo que sería una tienda en un futuro-. Yo creo que esas son las tres cosas que han hecho que Neutrale haya ido creciendo. Sí que es verdad que Neutrale todavía es algo muy chiquitito, pero de cara a mucha gente, lo ven como algo bastante más grande, no sé, por ejemplo, alguna anécdota que a mí me asombran bastante… Desde que gente de la industria sepa qué es Neutrale, que gente de Inditex nos esté vigilando… Todas esas cosas quieren decir que, aunque seamos todavía muy pequeños, la gente está entrando en el concepto y le está dando un valor bastante importante a una marca muy, muy, muy pequeña.

W: Decías, justo antes, que todavía Neutrale está lejos de lo que quieres ser. ¿Cómo veis el futuro? ¿A dónde os gustaría llegar o qué os gustaría llegar a hacer?

J: Yo creo que, tanto mis socios como yo, vemos Neutrale como el proyecto de nuestra vida. Eso no quiere decir que sea el definitivo, no quiere decir que sea el único que hagamos, pero, vemos un negocio que nos gustaría que fuese el negocio que podamos seguir teniendo cuando seamos mucho más mayores. Entonces ahora mismo, para nosotros, estamos empezando. Estamos construyendo una marca que cada vez la gente tiene más en cuenta o la está descubriendo, pero nos queda muchísimo recorrido. A nivel de ventas online tenemos que crecer una locura más, y sabemos que es un negocio que va a tardar mucho en explotar, por lo que te estaba comentando antes, no somos tan agresivos a nivel de marketing porque no hacemos promociones, no hacemos sorteos, o sea, todo lo que hacen normalmente las marcas para crecer en audiencia, nosotros no lo hacemos. Entonces nos va a costar mucho. Mis socios y yo creemos que nos queda muchísimo recorrido a nivel online. Tenemos que crecer muchísimo y lo estamos haciendo. Y a nivel físico, nos gustaría seguir abriendo tiendas. Creemos que para que Neutrale se entienda es muy importante tocar el producto y entrar en una tienda que tenga un diseño especial y que la gente sea capaz de entender más la marca a través de la tienda o de cómo están expuestos los productos. Entonces, obviamente, más adelante, nos encantaría abrir otras ciudades, pero por ahora nos toca crecer muchísimo más online.

W: Decías que es importante tocar el producto, entrar en ese diseño Neutrale, en ese estilo Neutrale. ¿Qué es el diseño para vosotros? ¿Cómo lo entendéis?

Yo creo que es cómo reflejar la creatividad en un objeto, en un dibujo, en un producto. Simplemente eso, no hay diseño, bajo mi punto de vista, no hay diseños feos. Al igual que no hay música mala, dependiendo un poco de la percepción que tenga el consumidor o la audiencia. Eso, reflejar creatividad en diferentes formas.

W: Venga, me voy a lanzar un poco a la piscina, a ver si te mojas tú también. ¿Cuál crees que es vuestro mejor producto?

J: Es jodida esta pregunta porque, cuando empezamos, siempre decíamos “Venga, vamos a hacer el producto perfecto, vamos a hacer la camiseta perfecta”. Con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de que no existe, no existe ningún producto perfecto, y el que te diga eso te está mintiendo. No hay una camiseta perfecta, no hay una silla perfecta, no hay nada perfecto. A mí lo que más me gusta es, después de haber hecho bastantes ya, serían nuestras camisetas. Lo que estamos consiguiendo es, no acercarnos a la perfección, porque la perfección no existe; pero estamos haciendo grandes avances y cada vez estamos sacando las camisetas mejor hechas. ¿Y a vosotros? ¿Cuál es el que más os gusta?

W: (risas) Esas opiniones personales, no sabemos si le interesarán a alguien. Y un poco hablando de eso, de que os estáis acercando a esa camiseta perfecta o mejor hecha, ¿en qué estáis trabajando ahora? ¿Con que nos vais a sorprender?

J: Varias cosas. Bueno, con la situación que tenemos ahora en el CoVid hemos tenido que reestructurar completamente las futuras producciones. Era la primera vez que nos íbamos a arriesgar a hacer productos que nos requerían cantidades superiores de producción y lo hemos mandado todo a la mierda. Hemos decidido volver un poco al origen de Neutrale, entonces ahora mismo estamos desarrollando otra vez sudaderas, con las que iniciamos todo, pero, obviamente, con un diseño mejor, una calidad bastante superior. También estamos empezando a hacer, un poco como el primer drop, pulseras y accesorios. Estamos volviendo a retomar eso. Ahora mismo estamos desarrollando joyería, pulseras, collares hechos en España por artesanos. Volviendo un poco a los orígenes, que me parece bastante interesante y creo que puede ser un buen punto. Es algo que debería hacer todo el mundo, plantearse cuáles son sus fuertes, en un momento de crisis como el de ahora, y volver un poco a lo que funcionó y empezar a volver a hacerlo y a mejorar.

W: Yo creo que hay una decisión difícil de tomar entre seguir creciendo o hacernos fuertes en nuestro territorio. ¿Cuál crees que ha sido la decisión más difícil que habéis tenido que tomar?

J: Pues si te digo la verdad, creo que todavía no hemos tenido que tomar ninguna decisión drástica. Sí que hemos tenido que tomar decisiones de arriesgarnos, como la de abrir un local. Apostamos por invertir en Facebook, cosa que al principio no hacíamos, porque, al fin y al cabo, son gastos que vas viendo una empresa bastante pequeña, pero creo que las decisiones de líderes están por llegar. Por ahora, el arriesgarse a abrir un local físico, creo que ha sido la decisión, no más difícil, pero sí en la que sabíamos que podíamos pegarnos la leche.

W: Bueno, y a raíz de esos errores, ¿cuál ha sido vuestro peor momento? ¿Y vuestro mejor? 

J: Nuestro peor momento ha sido sin ninguna duda el siguiente. Creo que lo viví yo solo, en febrero. Recibimos parte de la producción, que teníamos destinada para estos meses, completamente inservible e invendible. Me acuerdo, creo que fue un sábado, que nos llegaba a Portugal y yo me levanté y fui a la tienda a recibirlo. Tienes que entender que cuando nosotros recibimos la producción es como para un niño el día de Navidad, porque después de estar trabajando cinco meses o cuatro, tres, meses en un producto, al final te llega y lo puedes tocar, lo puedes ver, lo puedes probar. Al principio todo lo que estamos recibiendo estaba bien y, de repente, los últimos productos que abrí estaban completamente mal confeccionados. Fue un momento bastante duro. Es uno de esos momentos que te contaba, que dices: “lo mando toda la mierda. ¿Cómo, con la mitad de la producción completamente invendible, seguimos adelante?” Con todas las previsiones de venta, tenemos un local… Y bueno, seguimos intentando solucionarlo, pero la verdad es que estamos avanzando y estamos luchando bastante, teniendo en cuenta que parte de la producción está parada y que no se puede vender. ¿Y el mejor momento? Te podría decir dos. Uno fue el primer evento offline que hicimos en una tienda. Fue una locura el apoyo que recibimos de la gente cercana, las ventas fueron una locura. Y luego otro es, obviamente, abrir el primer local, ha sido un punto y aparte para Neutrale. Para mí, sin ninguna duda, son los mejores momentos de esta aventura.

W: Yo creo que para afrontar esos momentos, tanto para afrontar los malos como para afrontar los buenos, hay que estar preparado para sufrir mucho. ¿Qué crees tú que es necesario para emprender o para liderar un proyecto como el vuestro? ¿Qué cualidades o atributos que no se enseñan en las escuelas?

J: Tienes que tener una idea, pasión y valor. Al fin y al cabo, la diferencia entre alguien que sueña con emprender y el que lo hace, es tener el coraje de lanzarse a la piscina, y sabe que se la puede pegar, pero le da igual. Quiere luchar por esa pasión o por esa idea. En realidad, no tienes que ser especialmente bueno en nada. Tener cualidades sí que ayuda, pero, al fin y al cabo, es dedicación, pasión mucho valor.

W: ¿Vosotros tuvisteis una idea que os llevó a dedicarle vuestra vida. ¿Qué dirías tú que os hace diferentes?

J: Yo creo que el seguir creyendo en nuestra idea inicial, vivir con los mismos valores. Creo que si sigues trabajando y sigues creciendo y sigues pensando y teniendo en cuenta esos valores, es lo que hace que algo sea auténtico. Obviamente te acabas inspirando en otras marcas y proyectos, pero siempre tienes que ser fiel al inicio y la idea inicial, aunque te adaptes a lo que está pidiendo el mercado. Tener muy claro que los valores con los que empezasteis tienen que seguir en todo el recorrido de una empresa.

W: Hablabas de ajustarse a lo que pide el mercado. ¿Tú qué crees que es necesario para que exista un cambio real en el consumo actual? Para que marcas como Neutrale tengan más presencia.

J: Tiempo, al fin y al cabo, la gente pide cambios drásticos y parece que los piden ya. Los cambios requieren mucho tiempo. Cambiar la mentalidad y la manera de consumir de toda una población, requiere tiempo. Y se está viendo, cada vez la gente busca alternativas más ecológicas o con una ética más sólida. Pero eso requiere mucho tiempo. Yo creo que las nuevas generaciones cada vez lo están pidiendo más y va a haber un cambio. Lo que pasa es no se pueden pedir que cambios tan drásticos, tan importantes a nivel de consumo, se hagan en un par de años. Si vemos cómo consumía la gente hace diez años y cómo consume ahora y cómo va a consumir dentro de diez, vemos que es, y será, completamente diferente. 

W: ¿Y cómo crees que entre toda la industria podemos fomentar estos cambios en el consumo?

J: Con comunicación. Nos hemos dado cuenta por cada vez que lanzamos un producto, tenemos que explicar qué es cada producto y qué lleva detrás. Es decir, una sudadera de algodón orgánico, ¿qué implica eso? ¿Qué significa el algodón orgánico? ¿Por qué es más cara? ¿Por qué ayuda al planeta? Es saber comunicar, comunicar bien lo que se está haciendo y qué beneficios trae, no sólo al consumidor directo, sino a la población en general. Necesitamos un buen director de marketing para la sostenibilidad en general.

W: Bueno, hablando un poco de esas otras empresas, ¿con qué proyectos os gustaría colaborar? ¿Con qué marcas, con qué organizaciones, con qué artistas os gustaría llegar a colaborar?

J: La verdad es que te podría dar una lista infinita de marcas que nos encantan, o de creativos, pero ahora mismo, con lo que estamos viviendo ahora, y este movimiento de “support the locals”, a mí me gustaría… Es que tal y como lo veo yo, en Estados Unidos, todas las marcas se intentan ayudar entre ellas, intentan crecer juntas, no hay envidias. Hay muy buen rollo en la comunidad creativa de marcas, incluso, que son su propia competencia. Sin embargo, yo creo que en España eso no la ha habido hasta ahora, no ha habido esa comunidad de vamos a crecer juntos y vamos a ayudarnos mutuamente. En España creo que pasa mucho esta frase: “El jardín del vecino siempre es más verde”. Y es así, esa envidia de “no voy a ayudarle porque nos va a quitar clientes”. Y ahora mismo me gustaría que se fomentase eso, poder juntarnos con marcas, como por ejemplo Ecoalf y poder hacer algo con ellos. Ese tipo de marcas, que en realidad estamos en la misma industria, supongo que nos canibalizamos un poco el mercado, pero yo creo que es momento de apoyar a los negocios locales Y lo que me gustaría ahora mismo es apoyar a otras marcas, a otros creativos. Y crear esa pequeña comunidad que en nuestro país no existe.

W: Jaime, vamos a ir terminando porque ya llevamos un buen rato. Entonces para terminar te voy a hacer tres preguntas directas. La primera es: ¿Cuál es tu rincón o lugar favorito del mundo? Un sitio que no quieres que cambie nunca.

J: Las Islas Baleares.

W: Un libro que debería leer todo el mundo. 

J: Te digo dos. El primero, que me parece muy interesante para cualquier persona que se meta en el mundo de los negocios, es: Lo que no te enseñan en Harvard Business School. Son anécdotas de un empresario que montó la primera agencia de representación de deportistas en Estados Unidos y cuenta anécdotas. Es eso que no te enseñan en ninguna escuela de negocios. Y luego otro, que me parece muy interesante, que me lo acabo de leer. Para cualquier persona que quiera entender más la sostenibilidad o quiera emprender en este sector, es el libro del fundador de Patagonia (Que mi gente vaya a hacer surf). Que me lo recomendaste tú, por cierto. O sea, que esos dos serían los elegidos.

W: Venga la última pregunta. ¿Qué proyectos, qué creadores, qué webs, ilustradores, discos o lo que sea, crees que deberíamos tener en el radar?

J: Artistas a nivel de diseño y pintores que me están gustando bastante, ahora, hay dos. Se llaman Emma Kohlmann y Danny Cole. Me parece muy guay lo que están haciendo y a mí me inspira bastante. Luego, hay un programa de creativos de Barcelona, que se llama Here We Are Collective. Que lo que trata es de conectar a marcas con ética social y medioambiental, fomentando iniciativas de diseño, por ejemplo, una marca X les contacta, hacen un estudio de creatividad alrededor de un producto y luego siempre le dan un toque social con donaciones. Me parece muy interesante. No han hecho mucho de momento, pero creo que que pueden hacer cosas bastante interesantes. 

W: ¿Y a nivel musical?

J: Pues no sé qué decir, la verdad. Este año mis discos son dos, sin ninguna duda. Mac Miller y The Strokes. Eso es lo que hay que escuchar este año.

W: Mil gracias por asomarte a este nuevo rincón, Jaime. Un abrazo fuerte.

A ti, lector, gracias por haber llegado hasta aquí. Si te interesa participar en esta iniciativa, no dudes en contactarnos aquí.

Comments

There are no comments yet.

Leave a comment