De Alcoy a tu hogar: Conversando con dE.LENZO

Share

Hoy compartimos conversación, desde Alcoy, con Inés Reig, cofundadora de dE.LENZO, una marca apasionada por el lino y las fibras naturales. Empezamos.

W: ¡Hola, Inés! Lo primero, darte las gracias por dejarnos este ratito y asomarte a charlar con nosotros. Y yo creo que la primera pregunta es un poco obvia. Lo primero sería que nos cuentes un pequeño resumen de qué es dE.LENZO.

I: ¡Genial! Mi nombre es Inés, soy cofundadora y CMO de dE.LENZO y bueno, básicamente, lo que hago yo es dedicarme a hacer el marketing y la comunicación de este proyecto. Elena Llorens, la fundadora y CEO, es la persona que se encarga del diseño, la producción y toda la toma de decisiones que tenga que ver con la marca. dE.LENZO es un proyecto familiar, ¡así que todo queda en familia!

dE.LENZO es una marca que nace en Alcoy hará, más o menos, un año. Realmente, se empezó todo a cocer en enero de 2019. dE.LENZO es una marca de ropa de cama y ropa de hogar de lino, 100% lavado y de origen europeo. Producido de forma local, como he comentado, en Alcoy.

En dE.LENZO hacemos una selección previa del mejor lino de fabricantes con certificado OEKO-TEX Standard 100 -que asegura al consumidor que los productos textiles han sido analizados, controlando las sustancias nocivas para la salud- que posteriormente se convertirá en esa pieza especial de dE.LENZO, diseñada bajo la capitanía de Elena y confeccionada en Alcoy, gracias a nuestras maravillosas, y profesionales, confeccionistas que tienen muchos años de experiencia en la confección textil y hacen que esto sea posible. En dE.LENZO, el 80% de las personas que trabajamos en el proyecto, somos mujeres. Frente al 20% que son hombres. Estamos orgullosas de la marca que hemos creado MADE IN SPAIN con lino europeo.

W: Una buena entrada a conocer dE.LENZO, desde luego. ¿Cómo empezó todo? ¿Cuál fue la idea de germen? ¿Qué pasó para que os llevara esa idea a dedicarle vuestra vida?

I: Bueno, realmente la que tuvo la idea de comenzar con este proyecto fue Elena. Ella es una apasionada de la decoración, de las cosas que brillan por sí solas, pero, sobretodo, de las fibras naturales como el lino, al igual que yo. Un día, ella me comentaba que quería un juego de cama de lino negro, su color favorito. No lo encontraba ni en tienda física ni online, así que se le encendió la bombillita y pensó por qué no hacer un ecommerce ofreciendo una amplia variedad de productos de lino, nuestro tejido favorito… Bueno, empezamos por ahí, pero, además, teníamos que hacerlo con un valor diferencial. Yo le comenté que no quería hacer un negocio que no tuviese una esencia, unos valores y algo positivo que aportar al planeta. Así nació el ecosistema dE.LENZO.

W: Yo creo que eso que estás contando a lo mejor es el germen de lo que luego se transformó en esa filosofía de compañía. En la visión que ya dejáis de tener de forma unitaria, para tener de forma colectiva.

I: Claro, exacto. Porque al final Elena y yo hacemos un tándem perfecto. Ella pone la experiencia laboral de muchos años, y yo aporto frescura, conocimientos del mundo digital ¡y mucho marketing! Al final nos complementamos súper bien. Poco a poco se fue formando la idea, la filosofía, los valores. Es muy complejo. Crear una marca es un proceso muy complejo, pero increíble.

W: Me dices que hacéis un tándem perfecto porque cada una aporta una cosa. ¿Tú qué crees que es necesario para emprender y liderar un proyecto como el vuestro? ¿Qué atributos, qué características, qué formación crees que ayuda a tener un proyecto como el vuestro?

I: Desde mi experiencia, creo que, para emprender un proyecto, debes tener unas cualidades como: ser una persona muy paciente, no ser impulsivo y ser muy perseverante. Además, debes tener pasión por lo que haces y no pensar que emprender es como ser tu propio jefe y hacer lo que quieras, cuando quieras. Para emprender un proyecto, yo creo que, tampoco es que necesites una formación muy específica, pero sí que necesitas gente que te acompañe, un buen equipo. El equipo perfecto para emprender son tres personas y, a ser posible, que tengan backgrounds diferentes. Uno no puede saber de todo, por eso se necesita un buen equipo.

W: Me da la sensación de que, en una empresa familiar, la toma de decisiones cambia. No es igual que en una empresa participada por socios…

I: No es igual, no. Las cosas cambian si trabajas con amigos o compañeros de trabajo. Obviamente, quien lleva la batuta, y quien es la CEO, es Elena. Ella es la cabeza pensante. Al final, es importante conocerse a uno mismo, pero también conocer a la otra persona y saber cómo debes tratarla, porque es diferente a ti. Es necesario saber dónde está tu lugar, qué se te da mejor y qué puedes aportar al proyecto, para que tenga ese valor diferencial.

Cuando ella y yo no estamos de acuerdo en algo, siempre lo debatimos, pero desde el respeto y la posición de familia.

Las dos sabemos ceder. Al final acabamos creando algo tanto de ella, como mío. Hay muchas veces que se nos ocurren ideas, tanto a la una como a la otra, para ejecutar y siempre llegamos a un entendimiento.

No sé, para mí es más sencillo trabajar con un familiar. Aprendes a frenar. A lo mejor con un compañero de trabajo puede haber más roces, más discusiones… Yo creo que, si es familiar, aprendes a frenarte, porque, al fin y al cabo, es tu familia. Es lo que más quieres.

W: Lleváis un año desde que abristeis la plataforma digital. ¿Cuáles han sido los principales retos a los que os habéis enfrentado, u os enfrentais?

I: En primer lugar, yo creo que es innegable que compañías grandes de gran consumo están ahí, ¿no? Obviamente no podemos competir con grandes industrias, pero tampoco queremos. No jugamos en esa liga. Lo que sí es cierto es que el usuario es muy susceptible a la comparación y a decir: “Uy, aquí el precio es menor“.

En segundo lugar, creo que uno de los retos es que hay, todavía, personas que llegan a tu web y no tienen esa mentalidad, o consciencia de consumo responsable y sostenible, y tiende a comparar.

No acaban de entender que una marca sostenible, tiene el precio que tiene por muchas razones, como que el tejido sea de calidad, que sea diseñado, cortado y confeccionado en España; que la pieza de lino la hacemos de forma personalizada para cada cliente, al igual que la atención al detalle en todo lo que hacemos. O que el packaging sea ecofriendly.

W: En esta historia que venimos recorriendo, desde The Wum, hemos hablado con muchas marcas y amigos y, fíjate, nunca me he encontrado en todo este recorrido ninguna marca que diga que el precio que tienen sus productos es porque ellos quieran ganar dinero. Entonces creo que a lo mejor es buen espacio para que nos aclares, ¿por qué Zara Home es más barato que dE.LENZO?

I: La respuesta es que la mayor parte de la producción de INDITEX la hacen en países que no son España, como Bangladesh, China o Turquía. Tanto el volumen de plásticos que utilizan y desechan, como el transporte de la mercancía hasta llegar a España tiene un impacto sobre el medio ambiente.

No es un proceso de compra circular. Por otra parte, cada semana están lanzando nuevas prendas en su web y en sus tiendas, creando una necesidad de compra y de renovar armario constantemente… Después nos cansamos muy fácilmente de las prendas más viejas (que al final igual las has usado cuatro veces) y las tiramos, produciendo contaminación… Después de ver el documental sobre PRIMARK, me quedé traumatizada.

Entonces llegamos al último punto, los precios que tienen los consiguen gracias a la producción industrial, en gran escala. De este modo y produciendo en países con salarios bajos, abaratan costes, lo que nos permite comprar ropa a precios bajos.

Inés Reig, cofundadora de dE.LENZO.

W: Esto nos lleva a una pregunta que hacemos a todas las marcas, ya que nos parece muy interesante. ¿Crees que los negocios buenos, los responsables, son compatibles con los buenos negocios? ¿Se puede vivir de hacer un producto bueno, ético y sostenible?

I: Tenemos buenísimos ejemplos de empresas que han comenzado con esta filosofía de sostenibilidad, que sí que están viviendo de ello, como Ecoalf. Puedes vivir de esto, pero tienes que trabajar cada dia pensando que no puedes competir con grandes marcas que producen a gran escala.

Nosotras, en particular, sabemos que las personas que nos ven a diario, nos siguen en redes sociales y nos compra; es porque cree en nuestros valores y en la filosofía que envuelve a la marca. Y es lo que más nos importa. ¿Y si no? Pues siempre tendrás opciones como la de Zara Home, más baratas… Entonces vivimos con esa premisa. No nos hace falta tener 500 clientes sino diez clientes, que crean en esa filosofía, que nos sigan por el camino, que compre el producto, que les encante y que lo recomiende a gente que es afín a ellos y a nuestros valores.

W: ¿Qué crees que es necesario para que más gente se sume a esa corriente ecologista? Para que exista un cambio real en el consumo.

I: ¿Sabes qué pasa? Yo creo que, al final, la sociedad en la que vivimos está movida por el capitalismo y donde la sociedad la mueven grandes industrias, la televisión, los medios de comunicación, los políticos…

En mi opinión, lo que hace falta es un cambio de paradigma, poquitas personas podemos generar pequeños cambios que poco a poco pueden resultar en algo grande. La parte negativa de esto es que nos va a costar mucho tiempo conseguir cambios. Creo que para que haya un movimiento más grande, la comunicación es súper importante. A lo mejor una comunicación más de prensa, de televisión, podría ayudar.

W: Cómo crees que nosotros, como industria, como pequeñas marcas unidas, como industria de la sostenibilidad. ¿Qué podemos hacer para fomentar esos cambios?

I: Crear comunidad. Ya está.

Nosotras hemos creado un movimiento de pequeñas marcas. Somos marcas “amigas”, que nos estamos apoyando entre todas. Por ejemplo, hicimos una acción, hace dos semanas, que se llamaba: “Lo bonito de quedarse en casa”. Nos unimos diez marcas pequeñas y cada marca ofreció un producto para regalar a una persona que participase en esta acción. Un montón de gente nos agradeció muchísimo esta acción, porque le dimos la oportunidad de conocer otras marcas sostenibles.

Para fomentar el cambio, las marcas deberíamos tomar el control. Por ejemplo, en vez de pagar markets, que nos cuestan bastante dinero y después igual no vendes nada, montar un evento de pequeñas marcas… ¡Nosotras! ¡Todas las marcas juntas! Sería genial. Es verdad que hay marcas que quieren hacer comunidad y no saben, no tienen las herramientas o no encuentran a otras marcas afines.

Creo que no hay que competir entre marcas, sino ayudarnos. Hay una chica, que se llama Natalia, de ATIX HOME, que vende mantas de alpaca de Ecuador y las mantas casan con mi ropa de cama, por ejemplo. Yo también vendo mantas en mi web, pero le apoyo a ella también, no competimos. Todos nos movemos en un ambiente de consumo sostenible. Tenemos otra filosofía de venta, no sé, es diferente.

W: Por el contrario, ¿qué crees que le falla a nuestra industria? A la industria de la sostenibilidad, algo tiene que haber para que no vaya tan bien como podría ir y andemos a pasitos pequeños. 

I: Punto número uno: hay muchas empresas pequeñas que no están bien formadas. Este es un punto al que yo le doy mucha importancia. Yo, por ejemplo, estoy formada en marketing y ahora mismo estoy trabajando en este proyecto, pero, una rama de negocio paralela a dE.LENZO, ofrezco formación y ayudo a pequeñas empresas o PYMES a sacarle más jugo a sus marcas, a través del marketing digital. Hay muchas empresas pequeñitas que se lanzan a vender sus productos, que a lo mejor los hacen ellos, que son artesanales, pero no tienen conocimiento de marketing… Muchas veces, este es uno de los problemas que más se presenta dentro de los proyectos de productos artesanales.

Punto número dos: el usuario potencial no está educado. Entonces, ¿quién tiene que educar al cliente o al usuario? Nosotros, las marcas. Este es un objetivo que tenemos en dE.LENZO: educar a todo aquel que pase por nuestra página y que esté interesado en nuestros productos. Le educamos enseñándole por qué somos una marca sostenible, cuáles son las diferencias entre comprar sostenible o no, cuáles son los problemas que genera la gran industria para el medioambiente. Hay que educar al consumidor. ¿Por qué mi producto vale lo que vale? ¿Qué beneficios vas obtener tú por tener mi producto? ¿Qué beneficio va a tener el medioambiente porque compres tú mi producto? Es muy importante y que va ligado al punto número uno que os comentaba.

W: En vuestra historia como marca, en ese año, año y pico, ya desde que decidisteis salir al mercado; creo que ha habido algún punto de inflexión. Un momento en el que pasáis a ser algo conocido por vuestros amigos y familiares a tener una marca más estable, ir a ferias, a tener unos números más sólidos. ¿Cómo ha sido ese proceso? ¿Cuál fue el punto de inflexión? ¿Cuál fue el cambio?

I: Nosotros no hacemos ni un año. Es verdad que no hemos tenido grandes hitos para decir: “Esto ha sido un antes y un después”, pero sí que ha habido pequeños hitos que han ido marcando grandes cambios. Por ejemplo, la primera vez que nos mostramos al público, que fue en la feria de Biocultura de Ifema de Madrid…Tuvo muy buena aceptación y la gente, la verdad, se quedó alucinada, porque nunca había visto este concepto: ropa de cama sostenible de solo lino. La gente nos decía: “¿Solo hay lino? ¿Tienes toallas de algodón? No, solo lino”. Somos el referente de venta online de lino lavado, no hay nadie que lo haga. Es muy fuerte.

Poco a poco hemos ido dando pasitos. Como la primera vez que nos sacaron en una revista. Fue la revista El Mueble, hicieron un estilismo con nuestros productos. Ya te digo que cuando tienes una pequeña marca, cualquier cosa te parece brutal.

Y luego, aparte, el cambio más reciente ha sido la adaptación de producción que hemos hecho ahora por el Covid-19 confeccionando mascarillas de lino reutilizables, higiénicas y además que cumplen con los requisitos de la UNE0065:2020… ¡Y homologadas! Unas mascarillas seguras y bonitas.

W: ¿En qué sentido habéis hecho ese cambio de producción?

I: Bueno, nosotros al ser una empresa textil y al conocer y vivir esta experiencia que todos estamos viviendo, decidimos ajustar nuestra producción a la confección de mascarillas higiénicas y reutilizables. Nos pusimos manos a la obra, para suplir la demanda que había y con el fin de ofrecer una mascarilla diferente con todo lo que tiene el lino, es un material natural, es hipoalergénico, respeta la piel, no te deja marcas en la cara, es suave, no raspa. Al final, queríamos ofrecer algo diferente y ayudar a toda la población.

Ahora mismo esas mascarillas de lino ya están homologadas y disponibles en la web.

W: ¡Qué bueno! Esta es un poco la cara bonita de nuestro recorrido, las alegrías y los éxitos, pero en todos los proyectos hay, también, el otro lado de la moneda. Hay fracasos, hay tensiones, hay discusiones… ¿Cuáles han sido los principales problemas que habéis vivido?.

I: Pues a ver. Sobre todo, al principio, con los proveedores, porque tienes que dar con el proveedor que tú quieres y el que más encaje con lo que buscas, pero, además, que todo salga bien y que no haya problemas. El tema de los proveedores es complicado, pero una vez que tienes a los mejores proveedores, todo va bien, perfecto.

Otro de los problemas que nos surgió en los inicios fue en la parte de la confección. Al principio, todas tuvimos que amoldarnos unas a las otras y al final, cuando tienes un diseño, este tiene que salir tal y como dices, perfecto. Una vez nos amoldamos y conocimos nuestras formas de trabajar, ¡todo fue super bien! Los primeros meses es normal que todo vaya un poco al trote.

W: También supongo que en el emprender hay una parte muy importante, que está en la propia palabra, que es la de aprender. Supongo, que al final todos aprendemos casi tristemente por las veces en las que nos caemos. ¿Qué creéis que habéis hecho mal vosotras, como líderes del proyecto de dE.LENZO?

I: Tampoco nos ha dado tiempos a hacer cosas muy mal, ¿sabes? Menos mal (risas).

Igual una de las cosas que yo hice mal fue confiar mucho en un market que hicimos y tener las expectativas muy altas… ¡Ah! Y no hacer caso a las recomendaciones de Elena… ¿Resultado? Elena tenía razón y yo no. El market no salió como esperábamos, nuestro público objetivo no estaba ahí.

W: Bueno, también es importante saber mirar hacia atrás y reconocer dónde lo hemos hecho mal y dónde bien. Pero, también, mirar al futuro, y mirando hacia delante, ¿cómo veis el futuro? ¿A dónde os gustaría llegar?

I: Siempre hemos dicho que una de las cosas que haríamos es abrir una tienda. Bueno, es una cosa que nos gustaría, pero es algo que pensamos a largo plazo. La situación que estamos viviendo ahora, tampoco nos da mucho margen para estar pensando. Al final, nos tenemos que reinventar y adaptar a la situación. Las empresas que se adaptan más rápido a la situaciones que vamos viviendo, son las que aguantan el chapuzón. Actualmente estamos centradas en el COVID y en esta situación y ver cómo podemos salir de esto sin que nos afecte mucho. ¡Ojalá ser una marca sostenible tan importante y reconocida como ECOALF!

W: ¡Qué guay! Te agradezco mucho el rato que nos has dedicado, Inés. Y ya, para ir terminando, te voy a hacer tres preguntas muy rápidas y muy directas. ¿Cuál es tu rincón o lugar favorito del mundo? Ese lugar que lo ves y dices: “Por favor, que no cambie nunca”.

I: (Risas) Formentera.

W: ¿Un libro que crees debería leer todo el mundo?

I: El método Lean Startup de Eric Ries. 

W: ¿ Qué proyectos, qué creadores, webs, ilustradores, discos, artistas, músicos, lo que sea, nos recomiendas echar un vistazo?

I: De proyectos, te diría tres que me han enamorado por vivencias mías con ellos: IAIOS, de suéteres reciclados; MEXAS, que trabajan con pequeños artesanos mexicanos en pequeños talleres donde hacen típicos zapatos mexicanos; y POMPILIOPLANTS, que es de una chica de Menorca que hace macetas hechas a mano, y si vives allí, te dan la maceta con cactus incluido.

De música te diría una canción que me da muy buen rollo es la de Peter Bjorn de Young Folks, seguro que la conoces. Luego me gusta mucho Disclosure.

W: Inés, mil gracias por el ratito. Ha sido un placer. Esperamos vernos pronto.

I: Gracias a vosotros. 

Comments

There are no comments yet.

Leave a comment